Una boda con encanto

Leticia y Javier se conocieron en una cena que organizaron unos amigos en común. Congeniaron tan bien desde el principio que la cena se prolongó hasta altas horas de la madrugada. Lo cierto es que esa misma noche hablaron entre risas y bromas de boda y ahora, con el paso del tiempo… parece que aquello iba bastante en serio.

Se casaron el sábado 17 de julio, a las 18 horas.

Leticia tuvo muy claro lo que quería: un vestido sencillo, pero con algún toque que lo hiciera especial, con el que poder sentirse ella misma el día de su boda.

Para la creación del vestido de novia confió en el atelier de Concha Sinovas en Valladolid. Un diseño confeccionado en gasa de seda natural y piel de ángel en la parte interior para darle la caída.

Como zapatos de novia eligió unas sandalias de tacón alto en piel dorada de Pura López, que nos reconoce que después del enlace se ha puesto muchísimo.

En el pelo, un recogido bajo algo suelto adornado con un tocado pequeño hecho a medida de byInDesign.

Javier llevó un chaqué clásico gris confeccionado a medida por Fuentecapala (Madrid) y el chaleco que vistió su hermano el año anterior en su boda. Confiesa que le hacía mucha ilusión llevarlo.

Como accesorios lució unos gemelos de su padre con gran significado para él, y el reloj de pedida, un Breitling (que no se quita ni a sol ni a sombra a pesar de que tiene más).

El lugar de la ceremonia fue el en el Monasterio de Santa María de Valbuena. byInDesign diseñó los misales y los pai-pais para la ocasión.

Tras la ceremonia religiosa, todos los invitados al enlace junto a los recién casados se desplazaron hasta la Abadía Retuerta Le Domaine. Degustaron el cóctel en la terraza de la hospedería, acompañado por música en vivo. De amenizar el cóctel se ocupó Rebeca De Orleans, con una voz impresionante, y también contaban con una mesa de firmas con corazones, ideado y diseñado por byInDesign. A continuación, pasaron a cenar a la Iglesia. Los invitados para recibir a los novios encendieron unas bengalas. Disfrutaron de un magnifica cena gracias al equipo de cocina de LeDomaine.

Leticia y Javier abrieron el baile en el jardín del claustro con la canción Take My Breth Away de Berlin, la canción de la BSO de Top Gun. La fiesta corrió a cargo del magnífico DJ Iván Álvarez de Scratch, que hizo bailar a la gente hasta bien entrada la noche.

Los novios cuidaron al máximo los detalles de sus invitados.

Si te ha gustado compártelo con tus amigos

Los comentarios están cerrados.