Una pareja motorizada, “La boda de Rubén y Rebeca”

Rebeca y Rubén son el claro ejemplo de que los opuestos se atraen. Se conocieron hace trece años en una noche de fiesta y aunque al principio no congeniaron demasiado bien poco a poco fueron conociéndose más y descubriendo que, a pesar de que difieran en ciertas cosas, comparten dos de sus grandes pasiones: viajar y los animales.

“Él era un chico de noche, yo mas de día,

él era de música heavy, yo de Alejandro Sanz,

él, un desastre; yo, cuadriculada al máximo,

él siempre llegaba tarde, yo siempre 10 minutos antes,

yo soñaba con una boda de cuento, él era anti bodas…”

Anti bodas o no, en este caso nosotras le damos la razón a Rebeca y es que, desde luego, su boda fue como un cuento.

El vestido era un Atelier de Pronovias, hecho en tul de seda con cristales. El velo era la capa de otro vestido de Pronovias que modificaron especialmente para Rebeca, los zapatos de Lodi y el tocado de Ernesto Terrón. El equipo de Esther Carranza de Cum Laude Belleza fue el que se encargó de dejar a Rebeca tan guapa con el maquillaje y la peluquería.

 

Llevó los pendientes que su mejor amiga había llevado en su boda, regalo de su hermana, y las alianzas eran de Joyería Ángel Sánchez.

Rubén, el novio, llevo un chaqué de Emilio Yuste,  y se preparó junto a sus amigos. El padrino llevaba el chaqué del mismo diseñador y un prendido realizado por byindesign.

La ceremonia se celebró en la Iglesia del Monasterio de Santa Maria de Valbuena y la cena tuvo lugar allí mismo, en el refectorio del Monasterio de Valbuena.

El novio llegó en una vespa clásica y la idea es que la madrina le acompañara en el sidecar, pero ¡al final no se atrevió! La novia llego en un volkswagen escarabajo del 45 acompañada de su padre y con una guirnalda que diseñamos y creamos especialmente para este coche tan especial.

De la decoración floral de la iglesia también nos encargamos en byindesign. Todo en tonos blancos y verdes, con flores blancas y olivo. En la puerta colocamos un arco espectacular todo en verde y en la entrada un camino de olivo para acompañar a la novia en su entrada.

 

El ramo fue otro de los elementos que diseñamos junto a Rebeca, tras muchas vueltas finalmente logramos encontrar el que mejor se adaptaba a su personalidad y por supuesto, a su vestido. EL prendido del novio también lo hicimos a juego con el ramo.

Desde un primer momento congeniamos con esta pareja tan especial y por ello decidieron que fueramos nosotras quienes nos encargásemos del diseño de las invitaciones, la papelería, la cartelería del día así como los centros florales de las mesas.

 

Para ellos, cada elemento tenía un significado especial. Desde la furgoneta volkswagen que diseñamos para sus invitaciones y que apareció en todos los detalles de la papelería, hasta las calaveras, obra de Head&Heart, que quisieron que estuvieran presentes en su mesa presidencial. Al ser algo tan especial teníamos que diseñar un centro que estuviera a la altura. Después de muchas vueltas, creamos este jardín donde las calaveras descansaron durante todo el banquete.

 

Sin duda, Rubén y Rebeca fueron unos novios que disfrutaron como nadie de su gran día.

¡Enhorabuena chicos!

 

pareja de novios

Todas las fotografías son de Jorge Sastre Fotografía.

 

 

Si te ha gustado compártelo con tus amigos

2 Comentarios

  1. 11 noviembre, 2018 a 8:58 am

    Fué un día inolvidable!
    Hicisteis un trabajo de esos que hace un día tan especial inolvidable. Se nota que os volcasteis y lo disteis todo!! Y de Rebeca & Rubén que decir… ya sabe ellos lo que les quiero!!!
    💙💙💙

    • Laura L.-Reply
      19 noviembre, 2018 a 12:14 pm

      Muchísimas gracias Jorge!fue una boda muy especial

Deja tu comentario